Testimonio Alumna Bailarenas <3

GIRLY

Cuando crecí dejé de jugar, dejé de sentir, perdí la conexión entre mi cuerpo y mi mente, y me centré en ejercitar solo la lógica, la razón, el pensamiento, perdiéndome en las tareas de la vida adulta.

Esa fue mi historia hasta aquí…

Porque, como la música siempre me había acompañado, poniéndole color a mis recuerdos y ayudándome a viajar,  cuando descubrí el baile entendí una nueva forma de vivir la música, de vivir EN la música… en el presente, sin exceso de futuro o de pasado, solo aquí y ahora… liberándome del ruido de los pensamientos a los que nos somete la razón.   

Cuando bailo me siento íntegra y completa, porque no sólo es mi cuerpo el que se mueve, se desplazan en mí cuestiones internas, energías profundas, primitivas, dejándome fluir en la energía propia de mi cuerpo, en su ritmo perfecto…  la danza me hace abrir puertas, mundos y nuevos sentidos. Así, me encuentro con la niña olvidada que vuelve a jugar, escucho mis sentimientos y se integran mis emociones, como si mi alma tomara control pleno de mi cuerpo… y entonces bailo como la energía que soy… disolviendo la influencia de una vida llena de enseñanzas que sobrevaloran el pensar por sobre el sentir.      

Bailo porque me siento viva y entera, porque se encienden en mí procesos corporales y mentales que no se activan de otra manera, procesos que me sanan, que me hacen ser yo misma, que me hacen volver a cuidar esa parte de mi que había sido descuidada, dándole a mi cuerpo el valor justo que se merece y que me permite dejar de ser pesada y grave, como todos los adultos… me hago liviana y crezco…

Pero todo este descubrimiento no habría sido posible en otro lugar que no fuera Bailarenas… porque cuando me decidí a bailar busqué en varias escuelas, visité varias academias y ninguna me hizo sentir como Bailarenitas: en familia y en confianza, en un clima de respeto e intimidad para una ignorante de la danza como yo, lo que hizo posible que me atreviera a bailar sin miedo, ni vergüenza, porque aquí los lucimientos personales se hacen a un lado para que toda la familia Bailarenas brille junta… porque se respira un clima de cooperación y compañerismo, y porque se siente la luz y la energía positiva y genuina de las personas que trabajan en este proyecto… por eso de todos los lugares que visité sólo en Bailarenas sentí que podía dejarme llevar por este camino de aprendizaje. De eso ya han pasado dos años y medio y puedo seguir diciendo con alegría que la academia es mi lugar feliz en el mundo.    

Kari <3

by BailArenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>