Danza Árabe: Mucho Más que Seducción

7

La danza árabe es una de las danzas más antiguas del mundo, combina elementos de diferentes países del Medio Oriente. Su práctica puede brindar beneficios, tanto emocionales como físicos. Es por esto, y por la sensualidad que conlleva, que en Occidente muchas personas optan por tomar este tipo de clases.

Beneficios físicos de la danza árabe

Los beneficios físicos son similares a los de otras danzas, su diferencia radica en que este estilo conlleva un trabajo que va desde adentro hacia afuera, empiezas con la musculatura interna, y luego paulatinamente van desarrollando la externa. Se caracteriza por fortalecer los músculos del abdomen y la cintura, a través de los movimientos circulares y ondulaciones, es además una actividad de bajo impacto, si es bien realizada, no tiene impacto en las rodillas, en la espalda, en las articulaciones, ni en el cuello, por lo tanto es recomendado para cualquier persona.
Beneficios emocionales de la danza árabe

La danza árabe te ayuda descubrir tu lado más sensual, a desestresarse y a sentirte más a gusto contigo misma, comienzas a ver tu cuerpo de otra manera. Comienzas a sentirte más femenina y a llevar una mejor calidad de vida. Es una danza para bailarse entre mujeres, comienzarás a sentirte mucho mejor, más sensual, además las dinámicas a veces son en grupo y eso hace que te conectes con el poder femenino.
La sensualidad es parte de esta danza. Además de entregar beneficios físicos y/o emocionales también aporta beneficios en el ámbito sexual. Los movimientos centrados en la zona pélvica influyen en el funcionamiento de los órganos sexuales. Empezarás a mover la pelvis de una manera diferente y aprenderás a controlar los movimientos, al mismo tiempo de ir tonificando esa zona.

Que espereras para probar todos estos beneficios!…
atrévete y prueba.

Clases de Danza árabe: Jueves 20:00 hrs.

Beneficios del baile y el ballet para los niños

2

El baile y el ballet son disciplinas muy recomendables para los niños. Bailar produce a los niños sensación de libertad, y les ayuda a mejorar su coordinación.

Si tu hijo o hija desea practicar danza o ballet habrá elegido una actividad muy exigente, que requiere control y disciplina, además de aprender a coordinarse con otros niños y desarrolla su imaginación enseñándole a expresarse y contar una historia sólo con los movimientos de su cuerpo.

El ballet, además de arte, es un ejercicio que cuenta con múltiples y positivos beneficios, tanto físicos como psíquicos, para los niños. Revisa la amplia lista de ventajas a nivel físico:

  • El baile estimula la circulación sanguínea y el sistema respiratorio.
  • Favorece la eliminación de las grasas.
  • Contribuye a corregir malas posturas.
  • Ayuda a ganar elasticidad
  • Ejercita la coordinación, la agilidad de movimientos y el equilibrio.
  • Colabora en el desarrollo muscular y la forma de la columna.
  • Ayuda al desarrollo de la psicomotricidad, a la agilidad y coordinación de los movimientos.
  • Permite mejorar el equilibrio y los reflejos.
  • Puede ayudar a corregir problemas como el ‘pie plano’. Con el ballet, las posiciones que adopta el pie durante la clase, la mayor parte del tiempo arqueado, pueden hacer que poco a poco se corrija el defecto.
  • Es una buena técnica para combatir la obesidad infantil y el colesterol.  Desarrolla la expresión corporal, el oído y la memoria.

Pero si los beneficios físicos del ballet son numerosos y variados, lo positivo a nivel psíquico es, si cabe, aún más positivo:

  • Ayuda en el desarrollo de la personalidad de los niños.
  • Desarrolla la sensibilidad, permitiendo que fluyan sus sentimientos con total libertad.
  • Ayuda a la socialización de los niños más tímidos y a superar esa timidez.
  • Relaja y libera adrenalina.
  • Mejora la autoestima y reduce síntomas de estrés o ansiedad, aumentando la confianza del niño en sí mismo

Y por sobre todo … Los hace muy feliz!

Revisa nuestras clases de Preballet – CoreoInicialBallet Infantil – CoreoKids

Fuente: conmishijos.com

Testimonio Alumna Bailarenas <3

GIRLY

Cuando crecí dejé de jugar, dejé de sentir, perdí la conexión entre mi cuerpo y mi mente, y me centré en ejercitar solo la lógica, la razón, el pensamiento, perdiéndome en las tareas de la vida adulta.

Esa fue mi historia hasta aquí…

Porque, como la música siempre me había acompañado, poniéndole color a mis recuerdos y ayudándome a viajar,  cuando descubrí el baile entendí una nueva forma de vivir la música, de vivir EN la música… en el presente, sin exceso de futuro o de pasado, solo aquí y ahora… liberándome del ruido de los pensamientos a los que nos somete la razón.   

Cuando bailo me siento íntegra y completa, porque no sólo es mi cuerpo el que se mueve, se desplazan en mí cuestiones internas, energías profundas, primitivas, dejándome fluir en la energía propia de mi cuerpo, en su ritmo perfecto…  la danza me hace abrir puertas, mundos y nuevos sentidos. Así, me encuentro con la niña olvidada que vuelve a jugar, escucho mis sentimientos y se integran mis emociones, como si mi alma tomara control pleno de mi cuerpo… y entonces bailo como la energía que soy… disolviendo la influencia de una vida llena de enseñanzas que sobrevaloran el pensar por sobre el sentir.      

Bailo porque me siento viva y entera, porque se encienden en mí procesos corporales y mentales que no se activan de otra manera, procesos que me sanan, que me hacen ser yo misma, que me hacen volver a cuidar esa parte de mi que había sido descuidada, dándole a mi cuerpo el valor justo que se merece y que me permite dejar de ser pesada y grave, como todos los adultos… me hago liviana y crezco…

Pero todo este descubrimiento no habría sido posible en otro lugar que no fuera Bailarenas… porque cuando me decidí a bailar busqué en varias escuelas, visité varias academias y ninguna me hizo sentir como Bailarenitas: en familia y en confianza, en un clima de respeto e intimidad para una ignorante de la danza como yo, lo que hizo posible que me atreviera a bailar sin miedo, ni vergüenza, porque aquí los lucimientos personales se hacen a un lado para que toda la familia Bailarenas brille junta… porque se respira un clima de cooperación y compañerismo, y porque se siente la luz y la energía positiva y genuina de las personas que trabajan en este proyecto… por eso de todos los lugares que visité sólo en Bailarenas sentí que podía dejarme llevar por este camino de aprendizaje. De eso ya han pasado dos años y medio y puedo seguir diciendo con alegría que la academia es mi lugar feliz en el mundo.    

Kari <3

Bailar es el mejor antídoto contra el envejecimiento cerebral

BAILAR EL MEJOR REMEDIO ACADEMIA BAILARENAS

Científicos de la Escuela Albert Einstein de Medicina, en Nueva York (EE UU), han demostrado que bailar durante nuestro tiempo libre es el mejor antídoto contra el envejecimiento cerebral, tanto si se compara con actividades intelectuales -leer libros, escribir, resolver crucigramas y tocar un instrumento musical- como si se comparan sus beneficios con los que aportan actividades físicas como jugar al tenis, practicar golf, montar en bicicleta o caminar. En concreto, en un estudio publicado en la revista New England Journal of Medicine, el gerontólogo Joe Verghese y sus colegas calcularon que, mientras los crucigramas disminuyen “solo” en un 47% el riesgo de demencia al alcanzar la tercera edad, bailar asiduamente consigue reducirlo hasta un 76%. Verhese atribuye este poderoso efecto del baile a que cuando aprendemos y enlazamos nuevos pasos aumenta la complejidad de las sinapsis neuronales y el cableado neuronal se reestructura una y otra vez.

A esto se suma que en el baile social es preciso tomar continuamente decisiones rápidas en las que no sirve recurrir a un patrón de acción fijo ya preestablecido, cosa que sí sucede cuando montamos en bici o nadamos. En definitiva, mientras estamos bailando junto a otras personas el cerebro tiene que “reinventarse”. Y la permanente improvisación se convierte en un estímulo que mantiene despiertas a nuestras neuronas.

Fuente: http://www.muyinteresante.es/salud/articulo/marcarse-un-baile-es-bueno-para-el-cerebro